martes, 30 de abril de 2013




.......Hace frio en el alma y, quizá se requiere una especifica compañia. No es solo soledad, es la necesidad de saberse no arrasado por esa oscuridad que aplana cualquier nueva posibilidad ....... La autentica noche no es el silencio, es la ausencia de palabra compartida , la  imposibilidad de soñar junto a otro, aunque no coincida exactamente lo soñado.
   .....Cae la noche y las palabras se asientan en el lecho, en la tierra. Es la hora de la superficie, de la intemperie, de la epidermis.  Comprobamos entonces  que el gozo de la proximidad, de la cercanía, del reposo por venir se enturbia por el temor de la perdida....

(Angel Gabilondo)

2 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Hermosísimo texto sobre el reposa y la sabiduría que reside en la noche

josé dijo...

Suceden cosas extrañas en las noches en que uno se siente solo, aunque al lado haya otro. Los sueños se comparten en la trama de los mismos, y nunca con alguien directo o en el instante. La compañía es el beso de la vida, la naturaleza en su máxima expresión humana.