miércoles, 29 de diciembre de 2010


Si no estamos preparados para aceptar una respuesta , aunque esta no nos guste, lo mejor es no preguntar.
Porque si la respuesta a nuestra pregunta no es la que necesitamos escuchar, probablemente será la otra persona la que tenga que preguntar ¿te pasa algo?.

9 comentarios:

Meiguiña dijo...

Debo aprender esta leccion

Bicos meigos y feliz año

Alejandro Kreiner dijo...

Hay una pregunta para cada respuesta.

Feliz 2011.

Alas dijo...

Sigo leyéndote, aunque rara vez deje rastro.
Feliz 2011!!!

JAVIER AKERMAN dijo...

Interesante reflexión. Quizá no haya preguntas ni respuestas, solo vivencias sin el sufrimiento del apego conceptual.
Feliz 2011 y un fuerte abrazo.

Blog A dijo...

Buena reflexión, pero ¿Como saber si estamos preparados para una respuesta que nos nos gusta? y si estamos preparados quizá no necesitemos preguntar.
como siempre me marcho dandole al coco.
Besos y feliz Año Runas

Marisa dijo...

Que cada pregunta
tenga siempre su respuesta,
y a poder ser acertada.

Un gran abrazo y Feliz Año.

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.

María Jesús Verdú dijo...

Totalmente de acuerdo. Piensa que aceptar lo que uno no quiere oír es algo que cuesta muchísimo, aunque hay que aprenderlo

Anónimo dijo...

Discrepo totalmente. Queda muy reflexiba la frase pero está viciada de prejuicios. Lo adulto y valiente es enfrentar los sentimientos gestionandolo uno mismo. La mejor forma de descubrir un conflicto consiste en preguntar, las otras formas suele ser la realidad la que te la muestra.