miércoles, 10 de septiembre de 2008


Otoño de 1942 , en la carcel de Palma de Mallorca está todo listo para devolver al redil a la oveja descarriada. Matilde Landa; roja y jefa de rojos, atea convicta y confesa, será convertida a la fé catolica y recibirá el santo sacramento del bautismo. La arrepentida se incorporará al rebaño del Señor y Satanás perderá a una de las suyas.
El obispo y el gobernador civil esperan ansiosos, pero se hace tarde y Matilde no aparece, preguntan a las presas pero ninguna la ha visto. Nadie se percata que está en la azotea, desde donde se arroja. Su cuerpo cae al patio de la prision y muere en el acto, nadie se mueve. El ovispo se acerca, hace la señal de la cruz, lee una pagina de los evangelios, exhorta a Matilde a renunciar al Mal, recita el credo y toca su frente con agua consangrada. Todo esto ante el cadaver de una mujer que prefirió morir antes que renunciar a sus convicciones.

8 comentarios:

Sibyla dijo...

Soy de las que pienso que antes morir, que vivir habiendo traicionado uno sus propias convicciones...

Una mujer consecuente con sus ideales!

Besitos Runas:)

M.Jose dijo...

Opino como Sibyla, traicionar por lo que vives es estar muerta.
Un abrazo Runas
MJ

Compartimos? dijo...

Estas últimas semanas se revive a Che Guevara con el estreno de una película sobre su figura.
No he tenido oportunidad de verla.
Es posible que en su tiempo que coincidió con el de mi juventud nos enamoró su célebre frase.
El Che y Matilde Landa forman parte de una misma historia o de una misma familia: la de los que prefieren morir con la cabeza alta antes que ser arrastrados por el convencionalismo.
Un abrazo.

Compartimos? dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MELUSINA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Pedro dijo...

Una vida indigna, ¿se puede llamar vida?
esos valores son difícil de encontrar hoy en día.
Un abrazo.

caselo dijo...

Fuerte, conmovedora y valiente esa mujer. Un beso amiga

Carlos Eduardo

¿Escritora o escribidora? dijo...

Una cosa es decir que tenemos ideas...

Otra muy distinta es tener la valentía de vivir y hasta morir por ellas....

Estoy justo con un libro de la guerra civil... y uufff.. duele leerlo

Un abrazo