miércoles, 21 de mayo de 2008


"Muy feliz era el ciempies, hasta que un sapo una vez le preguntó
-¿Que orden al andar siguen tus patas?
Lo cual forzó su mente a tal extremo, que a una zanja distraido fué a caer, mientras pensaba como hacer para correr."

El poder creador de las funciones espontaneas y naturales del hombre, quedan bloqueado cuando tratamos de dominarlo mediante metodos y tecnicas formales.

9 comentarios:

ANABEL dijo...

Muy bueno el cuento, Runa ... y mejor aún la reflexión que le sigue.

un beso, Anabel.

Sibyla dijo...

La naturalidad, y la espontaniedad es lo mejor para el vivir...

Intentar analizar todos los porqués, a veces, nos lleva a la metáfora del cuento.

Preciosa ilustración y lección, Runas.

Un fuerte abrazo:)

neurotransmisores dijo...

La educación nos bloquea la espontaneidad.

Saludos.

Cariátides dijo...

Grandísima verdad, pocas veces me ha pasado lo del ciempiés, es decir, muchas...

Besos.

HOMERO dijo...

Runitas: los hombres (varones) somos mas torpes que el cien pies. No podemos hacer dos o tres cosas a la vez; como las mujeres. Solo en el zanjo viviríamos. Un beso. H.

Pedro dijo...

Cuánta razón. A veces es mejor olvidar las reglas y normas y simplemente actuar. Además es más divertido.
Un abrazo.

M. Jose dijo...

La creatividad y lo espontaneo es lo que nos hacer ser autenticos....
un abrazo

M. Jose dijo...

Hola Runas, una vez más te visito...
Pasa por mi blog, hay un nuevo premio...
Un beso

ANABEL dijo...

Mi querida Runas, me han concedido un premio y quiero trasladártelo a ti -en realidad, te siento más merecedora que yo-.

Te lo ofrezco, por tu sensibilidad, tu calidez, y tu generosidad a la hora de compartir eso tan dificil de mostrar como son los propios sentimientos.

Para mi es un placer visitarte ... y encontrar tus comentarios en mi blog.

Un beso, y que tengas una buena semana.