miércoles, 25 de julio de 2007

Okakuro Kakuso comenta en su libro sobre el ritual del té lo siguiente:

" Miramos la maldad en los otros, porque conocemos la maldad mediante nuestro comportamiento. Nunca perdonamos a los que nos hieren, porque creemos que nunca seríamos perdonados.
Decimos la verdad dolorosa al projimo, porque queremos ocultarnosla a nosotros mismos
Mostramos nuestra fuerza , para que nadie pueda ver nuestra fragilidad.

Por eso, siempre que estés juzgando a tu hermano, ten conciencia de que eres tú el que está ante el tribunal. "

2 comentarios:

Capricornio dijo...

Eso escrito es un golpe a cada conciencia! A mi me golpeó, siempre es bueno que nos señalen nuestros errores, aunque nos duela.

Soraya dijo...

Que buena reflexion, esto es una gran verdad que deberian recordarnosla muy seguido.
Un abrazo,
Soraya S.