miércoles, 4 de julio de 2007



No nos da risa el amor cuando llega a lo mas hondo de su viaje, a lo mas alto de su vuelo
En lo mas hondo , en lo mas alto, nos arranca quejidos y gemidos, voces de dolor, aunque sean de jubiloso dolor.
Lo que pensandolo bien , nada tiene de raro, porque nacer en sí ya es una alegria que duele.

(Galeano)

3 comentarios:

airen dijo...

como puede doler la alegria?

Runas dijo...

aquí se refiere al dolor fisico que conlleva el nacimiento, a pesar de que es una alegria indescriptible, no cabe duda que el parto en si es doloroso, tanto para el niño que nace llorando , como para la madre.Por eso dice que nacer en sí es una alegria que duele.

Capricornio dijo...

Duelen las alegrías, cuando despedimos a un amigo o pareja que se va al exterior. Duele cuando se casa ese amigo que tanto nos ha servido de compañía, duele la alegria de dejar el colegio, cuando dejamos también nuestro diario compartir con los "compas".
Sí, nacer y muchas cosas, duelen de alegria.