sábado, 28 de febrero de 2009



Cuando tengo unos de esos dias en el que parece que todos los astros se han confabulado para que las cosas me salgan mal, esos dias en los que cualquier cosa que te digan haces que saques las uñas y sientes que vas a estallar. Pues en esos dias lo mejor que puedo hacer es caminar.

Hoy era uno de esos dias en los que tocaba caminar. Me centro en los pasos y me dejo llevar por ellos, siempre elijen bien la direccion que debo tomar. Y mis pasos se encaminaron a un lugar mágico. Rodeado de un bosque de edificios hace tiempo emergió un hermoso lago. En un lugar destinado a la construccion de una urbanizacion , las aguas de un lago subterreaneo esperaban que las maquinas arañaran la tierra para salir a la superficie y reclamar su lugar. Los vecinos de los bloques que lo rodeaban no lo podian creer y el constructor menos, que recogió sus maquinas y se batió en retirada.
El lago cobró vida y todo lo que habia a su alrededor tambien. El ayuntamiento se puso manos a la obra y plantó miles de arboles a su alrededor, hizo bancos caminos y escalinatas y ahora el lago se vé continuamente acompañado de gente que pasea o que simplemente se sienta a mirar la puesta de sol , como hice yo cuando cansada de caminar me senté en uno de sus bancos y en silencio lo contemplé.

La vuelta, fué mucho mas relajada, ya no pensaba en lo que me habia pasado durante el dia , solo tenía en la cabeza la puesta de sol que acababa de ver. La magia del lago me llenó de pensamientos positivos, justo lo que necesitaba.

15 comentarios:

mj dijo...

Lo qué es capaz de hacer la naturaleza con nosotros verdad? puede trasformarnos totalmente y es porque en el fondo somos también naturaleza.
Un abrazo querida amiga
mj

Anónimo dijo...

caminante no hay camino....
tu hijo y seguidor en muchos pasos...pedrito besos

Hada Saltarina dijo...

¡Cómo me ha gustado leer esto! Sabes? Creo que nos alejamos tanto de la naturaleza que eso nos hace estar desasosegados. Es verdad que cuando uno tiene un mal día, el encuentro con la realidad de un paseo, de un río, de un árbol, nos aquieta y nos da vida. Me gusta la lección que dio la naturaleza a los urbanizadores; ¿sabremos escucharla más atentamente?

Un fuerte abrazo

SeaSirens dijo...

Que a gusto se siente uno cuando necesita huir y en esa huída, encuentra una bella biodiversidd, que apacigua todos tus pensamientos...
Parece que ya no hayan heridas. Tus pulmones se llenan de positividad y plenitud, al igual que tu alma y tu corazón.

Besos! Bonita entrada.

José Ignacio dijo...

Me suceden días y horas como las tuyas, tiempos que parecen errados, enrevesados, despreciables.
Cuando me permito parar el tiempo y en esa pausa aprehender todo lo positivo que vivo puedo percibir que lo sucedido no venía del mundo. ERA YO.
Besos

anamorgana dijo...

Me alegro leer que en lugar de pisos hay un parque con lago.
Como te envidio, ese ejercicio de caminar cuando el mundo parece que se vuelve en contra, era mi terapia cuando caminaba.
Besos
anamorgana

Blog A dijo...

Me has hecho caminar contigo.

merce dijo...

Runa, me ayudaste a tomar una respiración mas profunda, de relax,
me ha pasado lo mismo en algunas ocasiones, a la vuelta, ya no eres la misma, asoma un poquito de tu ser...tranquilo.

Gracias por la visita a mi sitio...

Un beso !!!

narbona dijo...

Tienes que disculparme mi querida amiga... aún no tuve tiempo de avisar del cambio. Y fíjate que tengo un posit recordándome junto al portátil para que te diera la noticia....

Luego te leo. Un beso.

Cabritero36 dijo...

Eso es imposible, que nazca una torre de treinta pisos enfrente de tu casa sí es creíble, pero que surja un lago de la nada y los ladrilleros huyan y un ayuntamiento plante miles de árboles... esa es la historia de ficción del año.
¿En serio le pasó eso a tu barrio?
No me extraña que el paseo te fuese tan relajante.

caselo dijo...

Tus pasos te llevaron a un oasis y los míos a tu magia. Muchas gracias amiga.

Un abrazo de oso y un besito de mago

Carlos Eduardo

Leola dijo...

Yo también camino cuando no sé a dónde ir. Felicidades por encontrar un lugar así. Cada sitio que encontramos así es un reflejo de lo que necesitamos, lo creamos nosotros en parte. Le damos un sentido y un sonido.
En la foto, en las palabras y en la música encuentro nostalgia y esperanza. Quizá es sólo lo que yo necesito.
Un saludo.

Sibyla dijo...

Qué bien has descrito ese paseo.
Es una idea fantástica cainar junto a la naturaleza para empaparnos de ella y olvidar la rutina y la preocupación de las cosas.

Lo apuntaré, debo pasear más y disfrutar de las puestas de sol que el cielo nos regala...

Un abrazo grande para tí Runas:)

Helen Maran dijo...

mi querida amiga vengo a visitarte para decite que te esperan mas regalos en mi bhog,que tengas una hermosa semana,Helen desde Israel.

Acuarius dijo...

Dios sabe que necesitamos incluso antes de pedirlo...