martes, 24 de junio de 2008


Harriet tubman, la llamaban la Mesias de los esclavos . A mediados del siglo diecinueve, cansada de recibir latigazos y vivir como un a esclava, Harriet decide huir. Su marido no la acompaña diciendole estás loca, podrás huir pero no podrás contarlo. Pero ella huye y lo cuenta y no contenta con esto, regresa una y otra vez primero para llevarse a su familia desde las plantaciones del Sur hasta las tierras del Nortes y no contenta con esto vuelve a regresar una y otra vez hasta liberar a mas de trecientos esclavos y como decia ella- A mi no se me pierde ningun pasajero
Pusieron precio a su cabeza , pero nadie lo llegó a cobrar. esta mujer pequeña, pero de una gran resistencia fisica y fortaleza mental , cada vez que llegaba al final de sus peligrosos viajes hacia la libertad entonaba un cantico espiritual " Swing low, Sweet chariot", el mismo que cantaron miles de voces para acompañarla en su último viaje un 10 de Marza de 1913. Dicen que se fué con una gran sonrisa dibuada en su rostro, tal vez recordando a todos a quellos que salvó de la esclavitud.

11 comentarios:

Sibyla dijo...

No conocía esta bella historia, llena de solidaridad y coraje.
Una mujer tenía que ser nuevamente.

Lo importante es arriesgarse y luchar por la superación.

Un abrazo Runas:)

HOMERO dijo...

Una gran mujer que luchó desde su realidad de explotación y marginación para ofrecer un giro radical: la libertad soñada. Un beso runitas. Me ha gustado leerte. H.

Pedro dijo...

Un personaje digno de admiración. No la conocía, como tantos otros héroes anónimos que conviven entre nosotros.
Un abrazo.

Cariátides dijo...

Me ha emocionado profundamente la historia de esta mujer.

Gracias Runas.

Compartimos? dijo...

Bello espiritual y gran personaje.
La libertad en el Sur fue dura de conseguir pero siempre hay personas plenas de fuerza y carisma que consiguen traspasar los límites de lo razonable.
Recuerdo especialmente a M.L. King.
Un abrazo.

Compartimos? dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
airen dijo...

Gracias por presentarme a otra mujer de las de verdá...todo un placer, madre. A ver si de una puta vez nos kreemos que nosotras también escribimos la historia, por más ke se empeñen ciertos energúmenos en negarlo. Se te kiere

M. Jose dijo...

HOla Runas, gracias por traer a tu blog esta historia preciosa e impresionante...
Un beso
M.José

anamorgana dijo...

Hola Runas, no conocía esta historia de coraje y determinación.
Gracias por hacer que la conozca. Es que yo pienso que cuando un ser humano nace con esa determinación nada lo detiene, el miedo no lo paraliza, nada por imposible que parezca. Admirable mujer. Besos
anamorgana

Alas al viento dijo...

Siempre me admira la gran formtaleza que acostumbran a demostrar las mujeres en las situaciones más inóspitas. No sé de dónde sacarán la fuerza, pero estoy convencda de que todas nosotras la llevamos dentro.

Un abrazote Runitas.

Alas al viento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.